Yoga para adolescentes

En medio de la presión por parte de las clases, deberes, exámenes, expectativas propias y externas, selectividad etc. las clases de yoga ofrecen a los adolescentes un espacio en el cual pueden liberarse de tensión, recargar energías, tonificar su cuerpo y disfrutar de una relajación profunda que se ofrece al final de cada sesión.

Pueden conectar con ellos mismos y crear un equilibrio entre la intensa actividad mental que les piden sus estudios y sus necesidades físicas para disfrutarse en medio de la actividad. Cuidando su sistema cuerpo-mente se mantienen con salud y energía.

El yoga para adolescentes es un yoga que se enfoca especialmente en el sistema glandular y muscular – además de trabajar todos los aspectos de un yoga para adultos. El trabajo sobre el sistema muscular permite experimentar rápidamente una mejora notable en cuanto a la falta de movimiento que “sufren” los estudiantes cuando llevan una vida muy sedentaria; tonifica y fortalece la musculatura y crea mayor flexibilidad a través de los estiramientos que a la vez liberan mucha tensión acumulada. El trabajo sobre el sistema glandular ayuda a vivir todos los cambios que este sistema genera en esta época con mayor ecuanimidad y fluidez, ayuda a canalizar la energía en la dirección deseada y disminuye la inseguridad ante lo nuevo que suele desorientar y desequilibrar a los adolescentes.

El yoga puede servir como una guía que surge entonces desde el interior de cada uno aportando orientación y claridad y de allí permite disfrutar plenamente lo que es y lo que esta por venir.

En un entorno lleno de estímulos divertidos e interesantes ¿ por qué iba a querer un joven hacer clases de Yoga?

  • En primer lugar para descubrir algo nuevo en su vida. Nunca se sabe si algo gusta hasta haberlo probado.
  • En una etapa en la que hay que tomar decisiones importantes que repercutirán en el resto de la vida, el Yoga ayuda a estar más centrado y a poder elegir con mayor claridad qué camino tomar en relación con la formación, profesión y en el ámbito personal.
  • El yoga puede aportar mayor seguridad y autoestima, desarrollando un criterio propio ante los distintos intereses, motivaciones y valores en relación con los compañeros y amigos.
  • Mejora el aspecto físico: con frecuencia los jóvenes curvan la espalda en exceso (cifosis) lo que puede ser por timidez pero en muchas ocasiones es debido al acortamiento muscular que se produce en relación al crecimiento de la estructura ósea. Esta situación mejora notablemente gracias a la practica regular del yoga y los estiramientos que incluye.